Diabéticos y no diabéticos pueden prever una escapada o un viaje largo como es debido: lo importante es una buena planificación. Una buena planificación es importante para poder disfrutar del máximo posible de días tranquilos.

Viajar en coche o en avión

Si viaja en coche, hay algo especialmente importante:

  • Deberá medirse el nivel de glucemia antes de salir y en intervalos regulares durante el viaje. Su objetivo primordial es evitar emergencias hipoglucémicas. Tenga siempre a mano alimentos de acción rápida para evitar la hiperglucemia, como glucosa o zumo de naranja.

Si viaja en avión, lo más importante a recordar es:

  • Meta todos los productos para la diabetes en el equipaje de mano, porque el facturado puede ir por otro lado o perderse. Además, favorecerá la estabilidad del intervalo de temperatura de la insulina y las tiras reactivas para medir la glucemia.
  • Para evitar complicaciones en los puntos de control de seguridad o en los controles aduaneros, solicite al médico que le proporcione un “certificado médico”. Así podrá justificar la necesidad de transportar insulina y productos para la diabetes.

Tarjeta de identificación

Para evitar complicaciones en los puntos de control de seguridad o en los controles aduaneros, solicite al médico que le proporcione un "certificado médico". Así podrá justificar la necesidad de transportar insulina y productos para la diabetes.

Lista de comprobación para viajes

Asegúrese de llevar consigo suficientes reservas, además de los productos normales para la diabetes. Encargue a tiempo tiras reactivas para medir la glucemia, accesorios para la bomba de insulina, agujas para pluma, etc. a la farmacia o a su proveedor por correo.

Ajustar la dosis de insulina al cambiar de zona horaria

Si la diferencia horaria entre su domicilio y su destino no supera las dos horas, normalmente no es necesario hacer ajustes.

Pero si la diferencia horaria es considerable habrá que tomar medidas. Si sigue administrándose la insulina de las comidas y correctora de la forma acostumbrada (insulina de bolo), deberá ajustar la administración de la insulina de acción retardada/basal. En otras palabras, si viaja en dirección oeste, el día será más largo, con la consiguiente brecha en la administración de insulina de acción retardada/basal. Si viaja en dirección este, el día será más corto, con el consiguiente solapamiento en la administración de insulina de acción retardada/basal. En cualquier caso, es muy importante comprobar los niveles de glucemia periódicamente y con frecuencia.

Pregunte a su médico cómo ajustar correctamente el tratamiento antes de salir de viaje.

Algunos consejos probados:

Diferencias horarias considerables en el caso de pacientes tratados con múltiples inyecciones diarias (MDI)

  • Adminístrese la insulina de acción retardada el día de salida.
  • Vuelos de este a oeste: Salve la brecha en la administración de insulina de acción retardada con múltiples inyecciones o insulina de acción rápida (insulina de bolo). Al llegar a su destino, inyéctese una dosis de insulina de acción retardada ajustada a la hora local.
  • Vuelos de oeste a este: Al llegar a su destino, sáltesela primera inyección regular de insulina de acción retardada. No retome el ritmo acostumbrado hasta haberse administrado la segunda inyección de insulina de acción retardada ajustada a la hora local. Salve la brecha con múltiples inyecciones de insulina de bolo.

Diferencias horarias considerables en el caso de pacientes tratados con bomba de insulina

  • Si el viaje conlleva una diferencia horaria de tres a cuatro horas, puede ajustar el reloj de la bomba de insulina en incrementos de dos horas por día, hasta ajustarlo a la hora local.
  • Si el viaje conlleva una diferencia horaria de más de cuatro horas, cuando llegue a su destino ajuste la bomba para que administre la menor tasa basal como tasa basal constante. Mantenga esa tasa basal durante aprox. dos a tres días. Cuando su organismo se haya adaptado a la nueva hora, puede volver a ajustar la bomba al perfil de tasa basal original.

Cambiar los requisitos de insulina

Quienes conviven con mucho estrés pueden aprovechar las vacaciones para relajarse. Otros practicarán tanta actividad física como puedan. Esto puede afectar los requisitos de insulina de cada persona:

  • Si durante las vacaciones es menos activo que en casa, probablemente necesitará más insulina. En cambio, si es más activo o practica más actividad física de la habitual, lo normal es que necesite menos insulina.

Tendrá que ajustar la dosis de la insulina de acción retardada y de acción rápida según corresponda. Lo mejor es que lo comente con el médico antes del viaje. En este sentido, los accesorios para bombas de insulina son especialmente flexibles. Puede configurarse un perfil de tasa basal aparte para las vacaciones. O adaptar el tratamiento a sus necesidades, mediante la tasa basal temporal.

También es importante recordar que las temperaturas mayores aumentarán la circulación. La insulina llegará antes a la sangre y actuará más rápido de lo habitual.

Proteger del calor los productos para la diabetes

La insulina y las tiras reactivas para medir la glucemia son sensibles al calor (más de 30 °C). No las exponga a la luz solar directa: podrían deteriorarse o quedar inutilizables.

  • Hay disponibles bolsas de refrigeración especiales para proteger los productos para la diabetes. (p. ej., estuche refrigerante Frio).
  • Cuando llegue a su destino, guarde la insulina y las tiras reactivas en el minibar de la habitación o en una nevera del hotel.
  • Puede irle bien llevar un pequeño refrigerador en el coche. Si utiliza un refrigerador, asegúrese de dejar suficiente espacio entre el elemento refrigerante y la insulina y las tiras reactivas. Nunca exponga directamente los productos al frío extremo.
  • Mídase siempre la glucemia a la sombra.

Consejos en caso de emergencia

  • Si viaja con un grupo, al menos uno de sus compañeros de viaje debe saber que usted es diabético y qué hacer si usted padece una emergencia hipoglucémica.
  • Se recomienda que lleve consigo una tarjeta de identificación de emergencia (tarjeta de diabético) en inglés o en el idioma del país al que viaje.
  • En cada destino del viaje, infórmese del médico u hospital más cercano.
  • Antes del viaje, pregunte al fabricante de su insulina si esta está disponible en los países que visitará (posiblemente se venda con otro nombre).
  • Si pierde los productos para la diabetes durante las vacaciones, lo normal es que su proveedor le envíe por correo repuestos directamente allá donde esté. En muchos casos también le proporcionará una bomba de insulina gratuita para que la utilice durante el viaje.
  • Pregunte a aseguradora si la póliza cubrirá los costes de cualquier tratamiento que pueda necesitar en el extranjero.