mylife Stories

Para muchas personas, tener tiempo libre significa libertad. La libertad de hacer lo que se quiera cuando uno quiera. Algunos nunca se sacian de moverse en los momentos de ocio. Después, están aquellas personas que prefieren leer sentadas en un sillón o ir al cine. Lo mismo sucede con las personas con diabetes de tipo 1. La excepción es que el entretenimiento activo requiere menor cantidad de insulina, mientras que el pasivo requiere más.

Una mujer deportista trepa por el rocódromo
Tiempo libre significa libertad

No obstante, esto se puede solucionar fácilmente con productos elaborados en concreto para personas con diabetes de tipo 1. Por ejemplo, algunos sistemas ofrecen una función que administra más insulina al cuerpo al instante o con demora. Quienes prefieren pasar el tiempo libre cómodamente deben tener en cuenta que incluso paseos cortos, una limpieza en profundidad o el estrés pueden bajar los niveles de azúcar, de modo que deben tener carbohidratos a su alcance en caso de emergencia.

Quienes disfrutan de un ocio activo también reciben ayuda: para reducir la administración de insulina, algunos sistemas permiten disminuirla de forma automática. Estos programas se inician unas horas antes de la actividad y ajustan los valores más tarde, o se consumen los carbohidratos complementarios. Dado que los sistemas inteligentes tienen capacidad propia, suelen ajustar la cantidad de insulina incluso si el cuerpo reacciona de un modo distinto a lo habitual.

Las personas con diabetes de tipo 1 pueden practicar cualquier deporte; incluso, hay deportistas de alto rendimiento que padecen la enfermedad. Además, existen clubes deportivos especiales para esta clase de pacientes. Sí se recomienda precaución a la hora de practicar deportes extremos como el paracaidismo o la escalada: el riesgo es mayor si la persona pierde el conocimiento a causa de una hipoglucemia, por lo que se recomienda solicitar asesoramiento previo de un profesional.

Gracias a los sistemas inteligentes, no hay problema si se quiere dar un chapuzón espontáneo, puesto que muchos productos son resistentes al agua y pueden funcionar temporalmente sin estar conectados al sensor. Sin embargo, se debe tener cuidado: las hipoglucemias no se pueden evitar por completo. Por tanto, debe tener siempre a mano el hipokit. Asimismo, se recomienda apuntar en un diario las actividades que se llevan a cabo para comprender mejor las necesidades de insulina personales y sus variaciones.

Las actividades de ocio también resultan beneficiosas cuando se padecen enfermedades cardiovasculares y otras afecciones relacionadas con la diabetes: reducen el riesgo y permiten mantener un peso saludable. Si presenta resistencia a la insulina, una actividad física regular ayuda a que las células sean más sensibles a la insulina, lo que puede mejorar los niveles de azúcar en la sangre a largo plazo. Cuando haga actividades en momentos en los que se necesita una mayor cantidad de insulina (es decir, a primera hora de la mañana y en la tarde), esta no se debe reducir demasiado para evitar hipoglucemia. Además, debe controlarse el azúcar en sangre al practicar deporte de forma más frecuente.

También existen herramientas técnicas y sugerencias que permiten a las personas con diabetes disfrutar del tiempo libre sin restricciones. Gracias a los productos y sistemas inteligentes de administración automatizada de insulina (AID), en la mayoría de ocasiones pueden despreocuparse y disfrutar de cierta espontaneidad. Estos aparatos son poco llamativos, fáciles de manipular, se adaptan al usuario y facilitan su diversión, ocio y libertad.

Volver